Boda realizada en La Ópera (Benicassim)

Esta vez tuvimos una boda plurinacional. Johan de familia Francesa y Vanessa de familia Española.

Las previsiones del tiempo hacían pensar que la boda sería pasada por agua y que el plan inicial de
realizar la ceremonia en el exterior tuviese que cancelarse, pero por suerte parece ser que el destino
les dejó una tregua a esta pareja para que pudiesen darse el sí quiero tal y como se lo habían
imaginado.

Tuvimos una ceremonia civil multilingue, e invitados que incluso se atrevieron a dar su discurso en
el que no era su idioma natal.
Al final de la ceremonia, realizaron un ritual en la que unieron sus manos junto con una cinta en la
que en uno de sus lados, estaban escritos los destinos a los que habían viajado juntos, y el otro lado,
vacío para que lo rellenasen con los futuros viajes que les quedan por vivir.

Una vez los invitados entraron al salón, y tras ver un gracioso video que los propios novios habían
preparado, vino “LA ENTRADA” y si, resalto la palabra porque entraron a toda velocidad con
patinete al ritmo de Danza Kuduro.

Durante el banquete salieron a relucir el lado friki y bailongo de la pareja dejando momentos
únicos.

Los novios quisieron hacer participes del baile a sus amigos, los cuales mostraron un precioso
mensaje al acabar de sonar la que es “su canción”.

En mitad de la fiesta, como el parte meteorologico predecía, llegó el diluvio, pero ya nada pudo
frenar que Johan, Vanessa y todos sus invitados disfrutasen de un mini concierto en directo (con un
familiar suyo a la batería) y de una fiesta que seguro que todavía no habrán olvidado.